miércoles, 26 de agosto de 2009


Gedeón lo tenía claro: Lo del fuego mejor dejárselo a otros, que en verano es un agobio y en espacios cerrados limita mucho.
Gedeón prefiere la música y lanza notas flamígeras a la primera de cambio. Por aquello de la temperatura cromática prefiere los tonos fríos, así que se dedica al blues. Es todo un espectáculo verlo iluminar la colina en las noches de verano con las notas de Summertime.

2 comentarios:

LêA dijo...

lindo estilo tiene este dragoncito...

tibooooooo!!! dijo...

Ei!
Este me gusta mucho, y la historia también. Saludos!