lunes, 18 de agosto de 2008



Ser un hamstergangster es agotador, todo el día planeando cómo dar el gran golpe a la panadería, corriendo en la ruedita, haciéndose el ratonudo para que te respeten... Afortunadamente, al final siempre hay una recompensa: ¡Dulses, dulses falletitas....!

3 comentarios:

LuisNCT dijo...

falletita? no ftoy comiendo nifuna falletita!

bioskop dijo...

...no fé de que me fhablafffff...

Jota Willem dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.